Práctica con compromiso

Practicar con compromiso.
Para quienes hacemos del Tai Chi Chuan un estilo de vida, no hay otra forma de practicarlo que no sea con compromiso.
Sentimos los beneficios, los cambios en nuestro cuerpo, en nuestra mente, en nuestro espíritu y así percibimos la real magnitud del impacto que provoca en nuestra vida.
Practicar con compromiso, es asumir que no es, para nosotros, una actividad de horas libres, no es un pasatiempo, no es un hobbie, aunque puede serlo perfectamente.
Es el camino elegido para cuidar la salud, actual y futura. 
Es el camino elegido para crecer como persona, ser más consciente, más presente.
Es el camino elegido para aprender a ser solidario, compasivo, tolerante y tantas virtudes más que se cultivan con su práctica.
Es regalarnos la oportunidad de mejorar nuestra vida y la de quienes están a nuestro alrededor. 
Es aprender y transmitir lo más fielmente posible las enseñanzas legadas por los Grandes Maestros, y es la manera de agradecerles tanta entrega, tanta sabiduría.
Es honrarlos, ayudando a que los alumnos avancen más y más en este camino y ver, felices, la superación que esto implica.
Es repetir y repetir y volver a repetir los movimientos, sabiendo el universo que nos falta por asimilar. 
Es recordar que siempre, pero siempre se puede mejorar, se puede avanzar, se puede crecer en este infinito mar de conocimientos, de principios y de sabiduría tan generosamente compartido por quienes nos forman.
Practicar con compromiso es el camino.